Precios Negociables



A la hora de definir el precio de su propiedad es común preguntarse, ¿Estará demasiado alto?, o quizás… ¿Demasiado bajo?

En este blog siempre hemos recomendado contar para esto con la opinión de un especialista, y en caso de no ser posible, investigar por cuenta propia el mercado, establecer nuestros indicadores y de acuerdo a los datos disponibles, obtener un rango de valor, lo cual será muy aproximado a la realidad, ya que después de todo, la oferta y la demanda son indiscutibles.

Al definir un rango de precios podemos pensar en un valor máximo y otro mínimo.

Muchos vendedores, erróneamente desde mi perspectiva, suelen recomendar ubicar el inmueble en un precio alto, incluso más arriba del recomendado por la valoración o tasación, a fin de estar en condiciones de ofrecer un descuento lo suficientemente atractivo para que pudiera ser el gancho de cierre en una operación inmobiliaria.

Esta estrategia, mal manejada, suele crear desconfianza y obstaculizar cualquier negociación, además de colocar de entrada la propiedad fuera del alcance del nicho real de clientes potenciales, quienes se inclinarán a poner mayor atención en las propiedades del rango que están buscando, además, tome en cuenta que por lógica, a mayor precio la cantidad de posibles clientes será menor.

Y aquí hay que tener mucho cuidado con el tiempo que se lleva concretar la comercialización de una propiedad, pues se suele etiquetar como "conflictiva" o "problemática" a una finca que se está demorando demasiado sin cerrar la operación, y es entonces cuando la gente se cuestiona las posibles causas de tal situación, llegando a generar incluso rumores muy negativos.

Yéndonos al extremo contrario, si el precio establecido para la propiedad no está acorde con el mercado, y por querer ganar la venta se ofrece la propiedad por debajo de su valor, primeramente, el propietario perderá en su utilidad económica, y segundo, no tendrá ninguna oportunidad de rectificar, pues cuando se dé cuenta es porque el inmueble… ¡Ya se vendió!

Cuando un bien raíz es prácticamente "Arrebatado" por otra persona, es que estaba muy por debajo del precio de mercado, y generalmente usted lo sabrá cuando lo compraron el mismo o el siguiente día después de que usted o su agente lo anuncio.

Al definir el precio para su propiedad, considere que es importante tener un punto de partida razonable, esto hará posible iniciar una negociación. Como ejemplo de ello, podría visitar la página de propiedades gran canaria, donde encontrará muchas opciones interesantes.

Es natural que, usted como vendedor trate de obtener el mejor precio que pueda por su propiedad, por lo que empezar con un precio alto dentro de un rango justo y acorde al mercado, suele ser conveniente.

El comprador, por su parte, ofrecerá el precio más bajo posible que le permita abrir una negociación.

Y así es como se crea un montón de espacio para negociar - el área gris que se encuentra entre lo más alto y lo más bajo -, y es aquí donde el sentido común va a jugar su papel estelar. Tanto compradores como vendedores pueden cometer el error de no mostrar suficiente flexibilidad y cerrarse la posibilidad de un buen negocio.

El Dr. Albert Lowry decía que esta es la razón por la que hay precios altos y bajos en el sector inmobiliario, y a esta negociación le llama “El arte de aplicar el principio de dar y tomar, en México lo llamamos "Regateo".

Ahora, ¿Cuánto espacio dar para la negociación?...  Tanto como usted y el comprador necesiten para hacer propuestas y contrapropuestas, siempre y cuando exista la posibilidad de llegar a un acuerdo. La Negociación termina cuando una de las partes ya no puede ceder más.


Diana Reyes 

Oportunidades Inmobiliarias 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario, si deja sus datos, en breve nos pondremos en contacto con usted. Los comentarios spam serán eliminados.